viernes, 12 de julio de 2013

http://www.protegeatushijos.org/inicio/2013/6/12/temor-en-buenos-aires-por-libertad-de-sacerdote-pederasta-ri.html

Temor en Buenos Aires por libertad de sacerdote pederasta, Ricardo Giménez

Buenos Aires, Argentina. La noticia de la excarcelación del padre Ricardo Giménez , supieron vivir momentos turbulentos cuando la madre de un niño de diez años denunció al cura párroco de manosear a su hijo..
"Lo que pasó con el cura fue un escándalo, pero creo que la gente todavía no se enteró que ya no está preso. Es verdad que salió en los diarios y el padre Angel D`Auro (actual párroco) lo anunció en misa el lunes.
El 24 de marzo de 1997, María Rosa Merlo presentó una denuncia contra Giménez en la que aseguraba que el sacerdote había tocado los genitales de su hijo y había intentado besarlo en la boca. A esta, se sumaron 4 denuncias más.
El 19 de abril Giménez fue arrestado y el juez Emir Caputo Tártara le dictó la prisión preventiva por abuso deshonesto de menores.
Ricardo Giménez, de 65 años, se desempeñó como cura párroco de la Iglesia de Santa María Magdalena durante casi dos años..
Gimenez vivía en la casa parroquial. Un patio con video juegos y una pileta constituían el atractivo para los managuillos que eran invitados por el sacerdote a pasar la tarde en su residencia.
LA REACCIÓN DE LOS FELIGRESES
Cuando el padre Giménez fue arrestado se desató un enfrentamiento entre sus defensores y sus detractores,
la comunidad quedó resentida y el miedo se apoderó de gran parte de la feligresía: "Muchísima gente dejó de ir a la iglesia y varios padres sacaron a sus hijos de la catequesis", recordó Gregorio Valdéz, un taxista de 55 años.
En noviembre del año último el obispo de La Plata, de visita en Magdalena, ordenó que se tapara la pileta y se clausurara el patio.
MARÍA ROSA NO PUEDE ENTENDER CÓMO EL CURA ESTÁ EN LIBERTAD
.- "Mamá, el cura va a salir. Denuncialo de vuelta", contó María Rosa Merlo que su hijo le dijo aterrorizado cuando se enteró que el padre Ricardo Giménez había obtenido la excarcelación extraordinaria.
Nerviosa y con una profunda amargura, la madre de Angel, de 10 años, se mostró temerosa ante la posibilidad de que el sacerdote vuelva a Magdalena.
"Lo único que quiero es que mi hijo se olvide de lo que pasó, que no le queden secuelas. Angelito me pregunta a cada rato: ¿Y si viene, qué hago? Yo no quiero volver a pasar por lo mismo. La justicia me defraudó totalmente", dijo al tiempo que se secaba unas lágrimas que empañaban sus anteojos.
IMPUNIDAD Y ACUSACIONES
Hasta el momento en que María Rosa realizó la denuncia, Angel se desempeñaba como monaguillo de la parroquia Santa María Magdalena, donde tomaba clases de catequesis.
"Pasó casi un mes hasta que lo detuvieran. El pasaba por mi casa como si nada. Decía que nosotros y los otros padres que lo acusaron éramos unos demonios, que decíamos infamias", recordó.
 María Rosa se mantuvo encerrada por un largo tiempo. Tenía mucho miedo y era el blanco de insultos de algunas personas que no creían que su hijo dijera la verdad.
 se dispuso a contar lo que ocurrió el 24 de marzo del año último: "Ese domingo Angelito me pidió permiso para quedarse en la parroquia desde la hora de almorzar hasta la misa, junto a dos compañeritos de catequesis. Cuando llegó a casa a la noche lo noté muy nervioso.
"Le pregunté que había pasado y me dijo: sabes una cosa, el sacerdote estaba desnudo. En ese momento yo pensé que estaba en calzoncillos o short. Le volví a preguntar y el insistía en que estaba desnudo", relató.
"NO LO PODÍA CREER"
Cuando se levantó les pidió que salieran de la pileta y que se saquen los trajes de baño. "Me dijo Angelito que el cura, que seguía desnudo, agarró una toalla, lo empezó a secar por todos lados y le tocó sus genitales".
"Después -continuó María Rosa- el cura lo tiró sobre la cama y lo agarró por los hombros y las piernitas y trató nuevamente de besarle en la boca".
Cuando Ángel regresó a su casa y contó lo que había sucedido, su madre radicó la denuncia. Y a ella se sumaron los padres de otros cuatro chicos.
ANTECEDENTES QUE ASUSTAN
"Otros nenes contaron cosas horribles como que el sacerdote los obligaba a bañarlo cuando lo operaron de los pies y le hacía limpiar sus genitales"
DEMONÍACOS E INFAMES
(De una enviada especial).- El padre Ricardo Giménez nunca aceptó los cargos que se le imputaron, así como tampoco perdió la esperanza de recuperar la confianza de sus fieles.
Desde la cárcel envió una carta a la feligresía, publicada en el semanario local, en la que advertía sobre las "redes demoníacas" de la confusión.
Y actualmente en el 2013 está dando misa en algún lugar de Argentina, según el sitio web Catholic.net, que lo tiene registrado como a uno más de los 1510 sacerdotes activos existentes.
Que impunidad! Los pederastas no se curan! Cómo es posible que dejen en libertad a un sacerdote que abuso sexualmente de niños! Acaso esta impunidad no es tan macabra  como el mismo delito, ya  que  estos hombres malos y perversos, una vez en libertad siguen violando y destruyendo la vida de cientos de niños más. Reflexione por un momento:¿a cuántos niños pueden violar estos religiosos vestidos de sotana durante toda su vida, suponiendo que viven 70 u 80 años, teniendo en cuenta su apetito sexual desviado y descontrolado?
 Editorial para Protegeatushijos.org
Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario